Preparación al Parto y Acompañamiento del padre

El curso aporta un conjunto de herramientas tanto para las madres como para los padres, las cuales tienen como objetivo vivir un embarazo, parto y nacimiento con armonía. En las clases de yoga específico, se hacen posturas, movimientos, respiraciones relajaciones y para ir abriendo la pelvis, para mejorar la posición y estructura del cuerpo, y prepararlo para el parto. Se trata de irse adaptando a esta etapa en constante transformación. La preparación al parto es continua durante cada sesión de yoga. El trabajo se hace a nivel, físico, emocional y mental. Se practican posturas para parir de la manera más cómoda para la madre y para facilitar la salida del bebé. Son prácticas sencillas y fáciles que practicadas progresivamente van aportando confianza y seguridad, a la madre y también al padre. Con el paso de las sesiones de trabajo, las embarazadas tienen recursos que permiten vivir esta etapa con más conciencia, serenidad, satisfacción, plenitud y alegría, consiguiendo una comprensión global de todo el proceso. Se entrega un dossier con información básica que incluye: posturas, series de posturas, movimientos, y respiraciones por parte, que se pueden practicar en casa. Imágenes y artículos diversos para comprender la importancia de una buena preparación. Y recomendaciones para facilitar un parto sin prisas y lo más normal posible. El curso incluye un masaje que se hace a partir del 6º mes para ayudar a la circulación de los líquidos del cuerpo y la conexión con el bebé. Asimismo, una Charla práctica sobre el Acompañamiento del Padre en el momento del parto, donde se explica la importancia de su presencia y cómo actuar para facilitar el parto. Las clases de yoga tienen efecto más allá del parto, pues el cuerpo se recupera con más facilidad. Una vez en casa ya con el bebé, se pueden ir haciendo los ejercicios mientras todo se va ajustando tranquilamente al nuevo ritmo de vida. De esta manera las madres y padres, se preparan para comprender mucho mejor lo que conlleva esta etapa de su vida, única y trascendental; es decir, tienen la posibilidad de comprender qué significa SER PADRES, e ir creando vínculos sólidos, desde el inicio del camino de traer una nueva vida al mundo. Esta globalidad en el trabajo y forma de plantear la llegada de un hijo / a hace que se tengan más posibilidades de tener un SER con libertad, respeta, equilibrio, en definitiva tener herramientas para una llegada al mundo con armonía. La experiencia de las personas que lo han vivido de esta manera confirma que los bebés llegados al mundo, cuyos progenitores consiguen comprender globalmente el concepto de SER PADRES, son bebés que demuestran una actitud más abierta, más social, llenos de vitalidad y de alegría.